Yvan

Photobucket

miércoles, 15 de junio de 2011

Carencias de la Infancia

Mi tamagochi era amarillo.
Nuestros padres alegan haber dado la vida por nosotros. El haber proporcionado absolutamente todo, e incluso más, para desarrollarnos y encontrar nuestro camino en la vida.
Dicen que nos aman, que nos dan y darían todo por nosotros, pero esto, en mi caso no sucedió.

No estoy escribiendo estas líneas para descargarme sobre mi difícil infancia, simplemente quiero recalcar algunas de las carencias que tuve, para que a ningún otro niño le suceda: Los juguetes de moda.


En mi clase, siempre era la última en recibir el juguete en tendencia. Mientras todos jugaban con el suyo en el recreo, yo los observaba con desconsuelo.

Mientras todos hacían malabarismos con el diábolo, yo intentaba que no me golpeara en la cabeza.

Con mirada envidiosa veía los parpadeos que provenían de las zapatillas de los demás niños, sin capaz de obtener un par para mi cumpleaños.

Paciente esperé mi turno para pedir prestado el mete pata, perteneciente a una afortunada, en el recreo de 10 minutos.

Fue recién en el año 2000 que compré mi primer CD de música, con mis ahorros. Obviamente no tenía dónde escucharlo más que en la habitación de mi hermano. La barbie voladora también fue fruto de mis ahorros.

Hombre feliz jugando con su diabolo
Nunca tuve un habitáculo para mi Barbie. Pobrecita se conformaba con interpretar sus historias en la intemperie de mi cuarto. Tampoco tenía auto, en su lugar utilizaba mis zapatillas, sin luces.

Sólo usé patines en las fiestas de cumpleaños temáticas. Si bien yo no me caracterizaba por mi agilidad, tal vez, si hubiese tenido mis patines a tiempo podría haberla desarrollado.

Mi madre me compró la mascota virtual cuando ya había pasado de moda, y estaba de liquidación en el Supermercado. Hoy en día alega que no me la compró por principios "Un bicho que se muere todos los días, pierden la noción de la vida y la muerte". En mi opinión, creo que en su momento lo habría disfrutado plenamente, las cuestiones existenciales vendrían más adelante, de seguro.

En conclusión, si algún padre me está leyendo, comprele el juguetito de moda a su hijito. Nunca se sabe de qué se puede estar perdiendo.

¿O prefieren que termine como yo?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

se ve que estuvieron de moda los libros de ortografía en tu infancia: "...para desarrollarnos e encontrar nuestro..." EEEE encontrar??? jajaj
JODAJODA

Yo me siento identificado con este tema, igual no era el único en no tener el ultimo juguete, eso ayudaba. Ademas solo con una pelota se entretienen al toque 20 boludos corriendo atrás...una papa!

Las consecuencias de ello hoy son que gasto mucha guita en las pelotudeces que quiero, como si no pudiera vivir sin ellas :(!

Así que, padres:
"si quieren que sus hijos tengan cuentas de banco como para (llegado el momento) pagarles la enfermera 24hs les compran los juguetes OK?!

jajaja
H

Anónimo dijo...

Pero estoy segura que la imaginación se desarrolló mucho más buscando alternativas...
Mirale el lado positivo, Jola!
Jaja

Lu

Remy dijo...

vos sabes que juguetes de moda fueron raros en mi casa, o sea yo llegue a tener unos championes con luces (que AMABA completamente) y mis hnas tuvieron un mete pata o algo por el estilo que le ponías tiza y dibujaba mientras lo usabas (no estoy seguro bien como se llamaba, CREO que mete pata) ahora diabolo y todas esas cosas no.. (bueno tenemos una caja llena de autitos, pero nunca los usamso mucho :/) Pero por otra parte nos compensaron con una cantidad exagerada de juguetes no tan de moda... así que no puedo decir que te entienda tanto.. digo, todavía tenemos tamaña caja de muñecos de batman..
hoy en nuestra casa sigue habiendo todo un cuarto dedicado a las barbies (o sea, un cuarto chiquito que es mas espacio sobrante que un cuarto, pero igual, es mas de lo normal.. o sano..) pero no creo que barbies cuenten como de moda (son eternas) y hoy en día mi colección de star wars sigue siendo la decoración principal con mi cuarto, al punto de que a pesar de tener las naves colgadas del techo (obra de mi hno) no me entran los muñequitos en las estanterías (para ser justos también tengo una colección de ajedreces en exposiscion, y esos ocupan mucho espacio).. perdón si estos suena a que te estoy refregando mi infancia cargada de juguetes en la cara, pero ta me emocione cuando me puse a escribir y no pude parar :P

brianrm dijo...

En mi caso no recuerdo haber tenido muchos juguetes de moda tampoco, quizas tuve una mascota virtual en un momento pero la termine matando porque me rompia las pelotas soberanamente. El diabolo lo pedia prestado, pero lo que si disfrute como loco fue mi auto a bateria que usabamos con mi hermano a los 8 años! y el family, porque tampoco nunca tuve nintendo!

Pero habiendome criado en carrasco (lugar dificil si no sos de clase media alta) sufri bastante igual que vos, a tal punto que desarolle una patologia mentirosa para ponerme a la par de mis compañeros con plata, e inventaba que mi tio tenia un lamborghini y la mejor mentira de todas: QUE TENIA UN LABORATORIO COMO EL DE DEXTER EN MI CASA! Lo peor es que esta mentira la sostuve muchos meses y los pendejos ingenuos se la creian! hasta logre tener mas visitas a casa solo por esa razon! pero claro el laboratorio era secreto no se los podia mostrar! pero se los mostraba por fuera y se la creian. Esto de grande me trajo problemas por ser mentiroso claro, y me costo un buen tiempo de terapia para sacarme esa patologia.
Aunque por otro lado gracias a haber mentido tanto me converti en habil conversador y manipulador, lo cual hoy en dia se ve reflejado en mis dotes de actuacion que me dan de comer!! Na mentira, mis viejos me dan de comer, pero las actuaciones me garpan las fiestas! Oh yes.

De todo sale algo bueno, vos saliste creativa, yo sali mentiroso lo cual mas tarde converti dotes de actuacion.

No hay manual para ser padres joey!

Anónimo dijo...

una compañera de la infancia tenía una casa enorme de barbie. Era mi sueño tener una así pero lamentablemente era carísima. Solo quería ir a la casa de la niña a jugar con su casa gigante, aunque ella no me caía muy bien.

Conclusión: al comprarle juguetes de moda a sus hijos no solamente contribuyen a su diversión sino a su socialización

beso joey
your biggest fan

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...