Yvan

Photobucket

miércoles, 18 de mayo de 2011

Happy birthday to you! (not)

Psicólogos, psiquiatras, antropólogos, profesores de filosofía, entre otros expertos en relaciones humanas, afirman que las fuentes de estrés más comunes son: la muerte de un familiar y una mudanza.
Errrrr! (imitando sonido robótico de equivocación), no podrían estar más errados. Uno de los acontecimientos más estresantes en la vida, sin duda, son los cumpleaños.
No lo digo porque se acerque el mío, al contrario, por suerte me quedan varios meses de paz y tranquilidad

Todo empieza, aproximadamente 3 semanas antes de la fecha crucial. Cuando a me va cayendo la ficha y voy consultando a mis pares "¿Che, qué les parece hacer para mi cumpleaños?".

Cuando al fin se llega a la resolución de festejarlo, es cuando me encuentro con los primeros tropezones. ¿A quién carajo invitar? Porque claro, en el club hay una chica que me cae bien, pero si la invito, después sale en las fotos en facebook, la van a taggear, las demás la van a ver y el resto me odiará por siempre por no haberlos invitado a compartir este día tan especial conmigo (aunque nunca les haya caído bien de entrada). Otro personaje de cumpleaños es el individuo "clavo", ese extra calificado que tenés que invitar pero, lamentablemente, no tiene incluido un par para conversar. Lo cual me deja con dos opciones: encajarle unos amigos para que charle o quedarme toda la noche intentando entretener a esa persona, a pesar de habernos quedado sin temas de conversación, porque en 10 minutos logré resumirle "qué era de mi vida".

Igualmente, lo peor, es una semana antes. El momento en que finalmente me digno a mandar la digital invitación y cuando empiezan a caer los feedbacks. "Perdón, justo ese día operan a mi perro, que pases lindo" "Me gustaría ir, pero, tengo que estudiar"  "Muchas Gracias por tenerme en cuenta, pero no somos tan amigos, me doy cuenta que soy de relleno"

Pero no es hasta los instantes previos a la llegada de los invitados que empieza a pegar la crisis. Es ahí cuando me encuentro sola, derramando lágrimas sobre los sanguichitos de miga de jamón y queso exclamando "No va a venir nadie!" "Nadie me quiere!" "No tengo amigos!" "Soy una Loser!" Al darme cuenta que compré demasiados, que mis expectativas fueron muy altas, que voy a terminar almorzando y cenando sanguichitos de miga hasta mi próximo cumpleaños

Al final, cuando llegan todos, los grupos están armados, la música está sonando, y todo parece estar en orden, va cayendo de a uno con su pedido personal "Che, puedo hacer una llamadita? Es de larga distancia, mi madre está de viaje en Hawaii y se preocupa si no la llamo cuando salgo" "No me traes más sanguichitos?"  "Me prestás un peine que se me despeinó el jopo?"  "Me podrías alcanzar unos terroncitos de azúcar?, el clericó está un poco amargo"

Encima no usan los posavasos que gentilmente les dejo a su alcance.

A esta altura, no hay mejor opción que irse a un bar con la gente que uno quiere, tomarse unos cuantos tragos ricos, decir algunas pavadas, bailar un poco e irse a dormir con una sonrisa, cortesía del alcohol.

3 comentarios:

Sweet and crazy dijo...

jajajajaja Mira, mi cumple cae en enero, así que imagínate, a veces ni yo estoy en mi casa. por ende no hago cumpleaños por lo general, mi mejor mejor amiga se va conmigo de vacaciones y es con la que me interesa pasar, vamos siempre a un bar que me gusta y tomamos y pasamos súper bien! odio tener que hacer cumpleaños, lo cual cumplir el ultimo día de enero me libera de ellos :D

janie jones dijo...

Anfitronear un cumpleaños apesta, encima aquella vieja costumbre de regalar cosas esta totalmente demode. Por lo tanto no podria estar mas de acuerdo con la ida al bar (a pesar de que la ultima vez termine siendo la unica que tomo).

sitocorock dijo...

ajaajaj siii trmendo lo que contaste... es verdad yo ODIO que no vengan a mi cumpleaños me enoja y me caga el dia ajaj posta ee. Esas excusas truchas onda : ay tengo que estudiar , dejate de joderrr ajaj. Saludos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...